Cierra los ojos e imagina el olor de la hierba fresca en primavera, de la piscina en verano, de los aperitivos en la terraza… El olor de las setas en otoño, o de la madera del bungalow en invierno… Imagina el sonido de los pájaros al despertarte por la mañana, de los niños corriendo y jugando sin preocupaciones, o el sonido de una pisada en la nieve… Y es entonces cuando piensas: – “Qué bien que estoy!”

No se nos acaban los motivos ni las sensaciones para describir como serán tus vacaciones. En el Solsonès disfrutaras las 4 estaciones del año.